¡331 pueblos = 331 fiestas al año! ¡La fiesta es indisociable del estilo de vida de los landeses! ¡Hacerte con un pañuelo rojo y sigue nuestros consejos para disfrutar al máximo

jeune_festayre.jpg

Niño - festayre -feria de Dax

Seguro que ya has oído hablar de la fiesta de la Madeleine o de la Feria de Dax. Estas dos son las citas festivas más famosas pero en Las Landas, cada localidad tiene su propia fiesta. Se celebra con la familia, con los vecinos y los amigos, pero el visitante siempre está más que invitado.

Seguir la estela musical de una banda es la mejor forma de disfrutar de la fiesta. Las bandas animan las calles con sus instrumentos y sus aires festivos. Las Landas cuentan con más de 50 sociedades musicales de todos los estilos y niveles pero todos con una misma motivación: “no dejar decaer el ambiente y ahuyentar la fatiga”. Un consejo: “para conocer los usos y costumbres de la fiesta y para no cansaros… ¡Seguid a las bandas!”.

 

 

bandas_dans_les_rues_de_mont_de_marsan_fete_de_le_madeleine.jpg

Banda - fiesta de la Madelaine en Mont de Marsan

corrida_arenes_de_dax.jpg

Corrida en las arenas de Dax

musiciens_ferias_des_landes.jpg

Músico de una banda

 

No obstante, para profundizar en el alma gascona, lo mejor es asistir a la “corrida landesa” (espectáculo de vaquillas, donde no se da muerte al animal). Este deporte tradicional gascón se ha practicado siempre en el Suroeste.

ecarteur_course_landaise.jpg

El recorte - corrida landesa

 

Las primeras corridas datan de 1457, fue en el siglo XIX cuando comenzaron las corridas “modernas”, donde la práctica se ve limitada a un espacio cerrado, no como en el pasado donde la calle era el escenario (¡y menos mal!). La corrida landesa cuenta con dos figuras artísticas: el recorte y el salto. Ataviados con un pantalón blanco y una chaquetilla de lentejuelas y al ritmo de la música taurina, ¡estos actores son capaces de hacer temblar hasta las gradas de piedra!

 

 

 

sauteur_course-landaises.jpg

El salto - corrida landesa

 


Mensaje dirigido a los amantes de los animales: no hay nada que temer, la vaquilla no sufre ningún daño, será el recortador el que a la mañana siguiente quizás “resienta sus patas”.  Bueno, ya estás listo para ser un auténtico festayre.

 

 

(CDT des Landes - Última actualización 23/03/2017)