Costa Sur

Natural, moderna, festiva…

La costa sur de las Landas es un paraíso para los surfistas, pero también para los amantes de la bicicleta, que podrán disfrutar la ruta Vélodysée y recorrer kilómetros de carril bici en medio del bosque, rodeando lagos y campos de golf, atravesando reservas naturales y bordeando el océano majestuoso, a lo largo de una única y misma playa durante ¡más de 40 kilómetros!

Moliets a Tarnos
01

Moliets, la natural

La mejor forma de llegar a la playa de Moliets-et-Maâ es hacerlo a bordo de una galupe desde el  lago de Léon y dejarse llevar por la corriente de Huchet hasta playa de la desembocadura, una de las playas más bonitas de la costa atlántica. Justo al lado se encuentra la playa Centrale con tiendas, restaurantes y ambientación. Un poco más al sur, más retirada, se encuentra la playa de Chênes-Lièges. Estos tres enclaves harán las delicias de los amantes de la naturaleza, los espacios abiertos y el surf. También disfrutarán de las sendas que rodean a los lagos de Moliets y de La Prade, una zona abundante en carril bici.  Moliets-et-Maâ es conocida además por su magnífico campo de golf diseñado por Robert Trent Jones Sr, ¡con vistas al mar!

Littoral - vue aérienne - drone
02

Messanges, como en casa

Los habitantes de Messanges son afortunados: 5 km de playas, un bosque que ocupa tres cuartos del término municipal, un centro coqueto y dos lagos, todo ello atravesado por vías ciclistas y sendas… ¡Todo esto para apenas un millar de habitantes! Pero en verano comparten este pequeño paraíso con algunos fieles visitantes que vienen a disfrutar de los campings ubicados en medio del bosque, a dos pasos de la playa. Aun en el pico de la temporada, Messanges conserva su esencia: aire libre, calma, sosiego y buen ambiente como durante las sardinadas, mercados nocturnos, conciertos, eventos deportivos y culturales, que animan el verano del pueblo.

Messanges
03

Vieux-Boucau y el lago marino

El pueblo de Vieux-Boucau se extiende a orillas del lago marino, con sus playas de arena y su isla «desierta». Aquí también la gente se desplaza a diario en bicicleta gracias a una extensa red de vías ciclistas que unen el centro del pueblo con lugares de interés como los lagos de Messanges y Soustons, el campo de golf de Pinsolle, el bosque landés o la costa, que destaca por sus casas tradicionales construidas directamente en la duna y sus dos playas: la playa Nord y la playa Centrale, con su paseo marítimo. Además de destino surfista, Vieux-Boucau atrae también a los amantes de la pesca a orillas del mar, de las vacaciones deportivas y el ambiente nocturno.

lago marino
04

Soustons, el pueblo de los cinco lagos

Soustons goza de un entorno excepcional gracias a su costa y sus cinco lagos, ofreciendo entornos muy diversos: lago marino, que comparte orillas con Vieux-Boucau, el Étang de Pinsolle y su campo de golf de 9 hoyos, el Étang Blanc, el Étang d’Hardy y el extenso lago de Soustons, junto al que se encuentra el pueblo. Vela, remo, paddle-surf… Soustons es el paraíso de los deportes náuticos y también de los paseos en la naturaleza. El pueblo está muy arraigado a la cultura landesa, con una gastronomía abanderada por sus restaurantes tradicionales y sus numerosos productores, y una intensa actividad cultural y fiestas durante todo el año.

05

Seignosse, un aire campestre

Junto con sus vecinos Capbreton y Hossegor, Seignosse constituye el corazón de la Costa Sur de las Landas. Seignosse es, sin duda, la más salvaje de las tres: grupos de casas diseminadas en el extenso pinar, los lagos Étang Blanc y Étang Noir, un campo de golf de fama internacional, kilómetros de rutas bajo los pinos y la autenticidad de un pueblo que, incluso en temporada alta, conserva su esencia campestre. Con todo, el principal atractivo de Seignosse sigue siendo su costa, sin edificar en su mayoría, y  sus  playas infinitas: Estagnots, Bourdaines, Penon, Casernes… Nombres muy conocidos no solo entre los surfistas sino también entre los amantes de los atardeceres frente al mar y los aperitivos en los chiringuitos.

Plage de Seignosse - Landes
06

Hossegor, única e inigualable

¿ Aún hace falta presentar Hossegor, la capital europea del surf ? La localidad es además representativa de un estilo de vida marcado por una relación íntima con la naturaleza y la apertura a los demás. Detrás de sus 7 kilómetros de playa, se esconde una localidad palpitante y creativa, como bien demuestran los numerosos bares y restaurantes, la zona de actividad económica Pédebert y las tiendas outlet de marcas de referencia del surf y los deportes de tabla en general. Destaca además su oferta gastronómica exótica y healthy, y las muchas tiendas de creadores y diseñadores en el centro del pueblo. Hossegor es también la capital de la elegancia landesa, con un Sporting Casino, un Jaï Alaï, un campo de golf y cientos de villas de estilo vascolandés que le confieren un encanto único.  Las más opulentas se encuentran junto al lago, amplia superficie de agua que conecta con el océano, con tres playas con socorrista, escuelas de vela y cabañas ostrícolas por las que apetece dejarse caer al atardecer.

Vue magique Hossegor
07

Capbreton, puerto encantador

Capbreton se diferencia de los demás destinos costeros landeses por su puerto, el único del departamento, y al cual se accede a través del Canal de Hossegor.  Frente a la pesquería, hay un mercado de pescado todas las mañanas.  Otra parada obligada: el embarcadero, un largo pontón que se adentra en el mar y hace de entrada al puerto. Sin duda, el «monumento» más fotografiado de las Landas por su bonita estampa. La costa de Capbreton tiene mucho donde elegir: la playa Notre-Dame, colindando con Hossegor, la playa de l’Estacade y la Centrale, frente al Casino, la playa de Prévent, frente al Baya Hôtel et Spa, la playa de Santocha, conocida por sus shorebreaks, la de la Savane, con sus famosos blockhaus, la Piste, la playa de Océanides y en el extremo sur, la Pointe. ¡Una variedad de ambientes y olajes!

08

Labenne y la marisma de Orx

Más al sur se encuentra Labenne, con un ambiente más familiar, que destaca por su playa de tres kilómetros, sus cafeterías y restaurantes a orillas del  mar, sus vistas a los Pirineos y a los acantilados de la costa vasca, no muy lejos de allí. Labenne lo tiene todo para disfrutar de unas vacaciones con la familia: un zoo, un parque acuático, un parque de aventura, un skate park, zonas de juegos infantiles, y un camino habilitado a lo largo del Canal de Boudigau para dar paseos a pie o en bicicleta. Hacia el interior, la Marisma de Orx alberga cerca de 250 especies de aves (migradoras, rapaces, zancudas o cantoras) en un entorno natural de casi 1000 hectáreas. Esta reserva natural, a la que se puede acceder libremente, solo se puede visitar a pie a través de una senda de interpretación, salpicada de observatorios.

Destinations - Côte Sud - Marais d'Orx @sebastien_chebassier
09

Ondres, la sociable

Te damos la bienvenida a Seignanx, última comarca de las Landas antes del País Vasco francés, donde abundan los pinos y las frondosas. Seignanx vive durante todo el año al ritmo de esta naturaleza tan generosa como frágil, surcada por caminos y sendas que pueden recorrerse a pie, en bicicleta o a caballo pero sobre todo sin prisas. En la tranquila playa de Ondres, hay sitio para todo el mundo, así como una escuela de surf, un centro equino, y la justa cantidad de cafeterías, restaurantes y tiendas. Y, en los alrededores, una infinidad de instalaciones para la familia: zonas de juegos, minigolf, skate park, salas de squash y pelota vasca, lagos para los amantes de la pesca y de los paseos, dos mercados semanales en temporada alta y una gran ambientación, incluyendo fiestas tradicionales, banquetes populares y citas culturales. Una tierra sencilla y acogedora, en la que es inevitable sentirse como en casa.

Plage d'Ondres
10

Tarnos, puerta de Seignanx

Aquí termina (o empieza, depende), el largo cordón dunar que enlaza la desembocadura del Adour con la entrada de la Bahía de Arcachon, 130 km más lejos. La playa de la Digue, muy cerca de la entrada del puerto de Bayona, es la primera de la lista. Cuenta con servicio de socorrismo y es accesible a las personas con movilidad reducida en temporada alta. Un poco más al norte queda la playa del Métro, muy apreciada por los amantes de las playas naturales: la duna forma parte de la red Natura 2000 y, exceptuando el aparcamiento destinado a los bañistas, es completamente virgen. Los niños podrán disfrutar de dos parques de ocio: Planète Jump y Planète n’Kids. No te pierdas las tierras interiores, con una fuerte tradición agrícola y gastronómica, y numerosos restaurantes, granjas visitables y mercados con productos locales, además de pueblos típicos como Biaudos, Saint-Laurent-de-Gosse, Saint-Barthélémy, Biarrotte, Saint-André o Saint-Martin-de-Seignanx…

Tarnos