Naturaleza
y grandes lagos

Las Landas a tamaño natural
Te damos la bienvenida a la tierra de los grandes espacios naturales, de las playas oceánicas interminables y de los grandes lagos de aguas mansas y arena fina, rodeados de silenciosos pinares. En la costa norte de las Landas, podrás disfrutar de infinidad de actividades en medio de paisajes únicos, desde ocio náutico hasta paseos a caballo, en bicicleta o a pie, o simplemente dándote un baño y descansando. Toda una invitación a dejarse llevar y a desconectar.
Sanguinet a Léon
01

Sanguinet, la ideal

En los límites de las Landas y Gironda, Sanguinet es un pequeño remanso de paz en un entorno excepcional: un lago ideal para bañarse y hacer actividades náuticas, desde las más tranquilas hasta las más deportivas, con playas de arena fina, pequeños puertos, aguas tranquilas y poco profundas, y rodeado por extensos bosques atravesados por rutas de senderismo y vías ciclistas accesibles para todo el mundo. En las orillas del lago hay muchos campings para disfrutar de unas tranquilas vacaciones en familia cerca del agua, a sólo unas pedaleadas del lago y del océano.

02

Biscarrosse,un concentrado landés

Este municipio ubicado al norte de las Landas, entre dos de los principales lagos, es una localidad joven y activa, con una gran oferta de ocio y entretenimiento. A pocos kilómetros de la Duna del Pilat, Biscarrosse ofrece una gran diversidad de paisajes y ambientes: las magníficas playas del Lago Norte, como Navarrosse, Maguide o Mayotte; el Lago Sur, que alberga una de las pocas bases de hidroaviones de Francia, un Museo de la Hidroaviación y los principales puertos deportivos; y en entre ambos, otro más pequeño, el Pétit Étang, salvaje e intacto, unido a los dos lagos por el canal costero. Biscarrosse también tiene un paseo marítimo muy popular, con un casino, escuelas de surf y una larguísima playa de 4 kilómetros. Todo ello rodeado de un inmenso pinar.
 Todo lo bueno de las Landas…

03

Parentis, la landesa

La vecina de Biscarrosse goza de una ubicación ideal en la orilla del lago Sur. Un entorno ideal para descansar, bañarse, hacer actividades acuáticas o dar paseos en bicicleta. Parentis es además un enclave destacado de la pesca de carpas, luciopercas y lucios. La localidad cultiva su identidad landesa a través de su plaza de toros (la única del norte de las Landas), donde tienen lugar espectáculos taurinos y corridas landesas, su gastronomía y sus ferias, que congregan a miles de personas a principios de agosto. Otra particularidad de Parentis son sus yacimientos petrolíferos, descubiertos en 1954 y todavía en actividad, integrándose completamente en el oasis natural que es Parentis y sus alrededores.

04

Sainte-Eulalie-en-Born, la intimista

En dirección al sur, haz un pequeño desvío hasta Gastes, un encantador pueblo a orillas del lago que cuenta con puertos deportivos y playas resguardadas del bullicio veraniego. El pueblo de Sainte-Eulalie-en-Born también tiene «su» playa y sus puertos, en el extremo sur del lago. Una desconexión total del mundo. Aquí podrás disfrutar de numerosas actividades acuáticas o simplemente dejarte mecer por los encantos de la naturaleza. Por SainteEulalie-en-Born pasa la Vélodyssée, una ruta en bicicleta que discurre por toda la costa atlántica desde Roscoff hasta Hendaya, atravesando las Landas durante 130 km.  La forma ideal de seguir descubriendo esta tierra única, en dirección a Mimizan.

05

Mimizan y Aureilhan, entre el lago y el océano

La corriente de Sainte Eulalie conecta el lago de Biscarrosse-Parentis con el lago de Aureilhan, más pequeño (¡340 hectáreas aun así!) y más íntimo que los anteriores. Limita con los pueblos de Aureilhan y Mimizan. También aquí se permiten todas las actividades acuáticas (stand-up paddle, canoa hawaiana, kayak, vela, esquí acuático, wakeboard, etc.). Si lo tuyo es el senderismo, hay varias rutas temáticas: «Vida en el castillo», que sigue los pasos del Duque de Westminster y su castillo de Woolsack, en la orilla oeste, el Paseo de las flores con 300 variedades vegetales, una gymkhana GPS Terra Aventura, un centro de arborismo y una multitud de rutas en bicicleta en el corazón del bosque. Mimizan también cuenta con un magnífico campo de golf de 9 hoyos y un popular paseo marítimo con bares, restaurantes, mercados, tiendas y entretenimiento a todas horas. Y además, unos kilómetros más al sur, la playa de Lespecier, una de las más salvajes de la costa atlántica.  

 

06

Contis y Saint-Julien,los discretos

Un pequeño destino costero con falsos aires de pueblo, escondido detrás de la duna de la corriente de Contis

El descenso en kayak de la corriente es el plan estrella de la primavera-verano. En Contis, todo el mundo se conoce. La localidad cultiva un particular estilo de vida que puede resumirse en cuatro palabras: naturaleza, libertad, intimidad y, por supuesto, surfContis es un destino predilecto de los famosos por su discreción y por su Festival Internacional de Cine celebrado cada año en junio. El pueblo cuenta con cinco kilómetros de playas dominadas por el único faro de la costa de las Landas: construido en 1862, el faro culmina a más de 50 metros, ofreciendo desde arriba unas vistas del océano y el bosque que bien valen los 183 peldaños que hay que subir.

07

Lit-et-Mixe,grandes espacios

Lit-et-Mixe es un pequeño pueblo remetido en el interior, en medio del bosque, donde confluyen los grandes espacios naturales característicos de esta parte de las Landas: pinares bordeados de playas desiertas e infinitas. Este extenso territorio se ha volcado en el turismo de naturaleza con muchas áreas naturales y pequeños campings muy apreciados por las familias en busca de paz y tranquilidad. Es el reino de las playas salvajes, como la del Cap de l’Homy: un pequeño camping municipal, un restaurante, un puñado de casas en la duna y nada más… El resto son espacios vírgenes y majestuosos, olas a tutiplén para surfistas de todos los niveles, y sendas para caminar y montar en bicicleta.

Lit et Mixe

08

Vielle-Saint-Girons, naturaleza intacta

Vielle-Saint-Girons tiene muchas ventajas: una playa lacustre al norte del lago de León, con su pequeño muelle, su «guinguette» y sus aguas tranquilas; dos playas oceánicas, Saint-Girons al norte del término municipal y Lette Blanche más al sur. Sin más edificación que un puesto de socorro y un aparcamiento bajo los pinos, esta playa es considerada como una de las playas más naturales del litoral landés. En medio de ambas se encuentra el camping naturista de Arnaoutchot y su playa privada, ¡toda una institución para quienes les gusta viajar ligeros de equipaje! Imprescindible: dar un paseo desde Pichelèbe a lo largo de la corriente de Huchet entre dunas, helechos y alcornoques, hasta la desembocadura, ¡en medio de una naturaleza casi irreal!

09

Linxe y Castets,los verdes

A pocos kilómetros de la costa, Linxe y Castets son dos destinos verdes muy arraigados a su tierra y a sus tradiciones, en medio de una naturaleza exuberante entre bosques y arroyos, que se deja  descubrir a través del circuito peatonal Binaou o la ruta en bicicleta Lou Camin de Hè. En Linxe se encuentra también el Château Belle Époque, construido en el siglo XVIII, para una pausa mágica y tranquila. En Castets, tomando el Circuito del Patrimonio, podrás admirar la gigantesca secuoya plantada frente al ayuntamiento y declarada Árbol Destacado de Francia. También es posible descender el río Palue en piragua o kayak o caminar por las sendas que atraviesan el inmenso término municipal.

10

Léon y la corriente de Huchet

La vida en el pueblo de Léon gira en torno a su mercado, sus tiendas y restaurantes y, sobre todo, a su inmenso lago bordeado de bosques y playitas. La localidad cuenta con una amplia oferta de actividades acuáticas y de ocio al aire libre. La parte más salvaje del lago también es ideal para la pesca. Pero la particularidad del lago de Léon es su cofradía de barqueros que, desde hace más de un siglo, ofrece a los visitantes la posibilidad de navegar por la corriente del Huchet a bordo de sus embarcaciones tradicionales llamadas galupes. Paraíso vegetal entre el océano y el bosque, la corriente de Huchet fluye desde el lago de Léon serpenteando a través de dunas, turberas, pinos y alcornoques durante siete kilómetros, hasta su desembocadura en la playa de Moliets, en un entorno grandioso. Una experiencia que no querrás perderte y una visita obligada durante tus vacaciones en las Landas.

Descente du courant d'Huchet en barque à Léon - Landes